In Memoriam

Volver

Queremos hacer una mención muy especial para los compañeros que se han quedado por el camino, con la ilusión de la Asociación como hacían los templarios en el Estatuto III “ Que se haya de hacer por los hermanos difuntos”. Cuando uno de los Hermanos moría se ofrecía una misa solemne a cargo de los Clérigos y capellanes de la orden pero también mandaban que los que estuviesen la noche velando por su alma rezasen cien Padres Nuestros hasta el día séptimo “los cuales se han de contar desde el día de la muerte ….. porque el número de siete es número de perfección”. También mandaba con pastoral autoridad que “Así como cada día se le daba a nuestro Hermano para comer y sustentar la vida que esto mismo se le de a un pobre hasta los quarenta días …” .

“HEC SACRA FUNDANTES CELESTI SEDE LOCENTUR ATQUE SUBERRANTES IN EADEM CONSOCIENTUR”

(Los fundadores de este templo sean colocados en la sede celestial, y los que se extraviaron les acompañen en la misma)

 

 Volver


 

Publicado en General.